You are currently viewing UN CORRECTO “LAYOUT” EN TIENDA AUMENTA LAS VENTAS Y FAVORECE LA PERMANENCIA

UN CORRECTO “LAYOUT” EN TIENDA AUMENTA LAS VENTAS Y FAVORECE LA PERMANENCIA

En el mundo de la actividad comercial, existen elementos tangibles y elementos no tangibles, como disponer de una buena distribución en tienda pues ésta asume el protagonismo el protagonismo y la responsabilidad de gestionar el movimiento y el tránsito de clientes en el punto de venta.

Hablando de la distribución de un establecimiento, hay varias formas de hacerlo según la actividad, sin embargo, SIEMPRE tienen el mismo objetivo: conseguir que el cliente recorra la totalidad de la tienda, permanezca el máximo de tiempo posible en ella y que la estancia en el punto de venta le sea agradable y cómoda.

Para asegurar la venta, es importante lograr unir recorrido-permanencia-comodidad. Una vez conseguida la unión, falta solamente disponer de un producto acorde con la demanda o necesidad de nuestro cliente potencial.

Dispuesta la distribución interna correcta de acuerdo a nuestro producto y al tipo y forma de establecimiento comercial, es el turno de analizar y tener en cuenta otros aspectos, como son: la velocidad de la marcha de los clientes, la permanencia y el sentido de la circulación de estos en la tienda ya que todo cuenta y es necesario para conseguir el objetivo: favorecer la permanencia y aumentar las ventas.

En ocasiones no le damos importancia, pero tenemos que hacernos las siguientes preguntas: ¿quién elige a quién: el producto al cliente o el cliente al producto? Estas dos preguntas tienen fácil respuesta, pero nunca las tenemos en cuenta a la hora de disponer el “layout” en el punto de venta a la hora de establecer y definir las secciones con una correlación de productos o complementos para conseguir una continuidad entre sí y su visibilidad. Si se pierde el factor del recorrido, el cliente recircula hacia otra zona y seguramente no vuelva de nuevo al punto donde dejó el recorrido preestablecido y obligado por los intereses comercio.

Otra variante más de todo lo comentado es lo que denominamos zonas calientes y zonas frías. Por las primeras nos referimos a aquellos emplazamientos donde la venta de cualquier producto expuesto es mayor por metro lineal que la media del establecimiento y en los que confluye el mayor número de clientes. Por las segundas nos referimos a aquellos lugares del punto de venta cuyo rendimiento a nivel de ventas está por debajo de la media general. Con estas zonas cerramos el circulo de la movilidad, ya que por lógica siempre vamos donde mayor atracción tenemos y justamente es donde confluyen o transitan la mayoría de los clientes.

Si desarrollamos correctamente todos los factores mencionados en este artículo, tenemos el éxito asegurado.

Si deseas ampliar información solicita una reunión con nosotros la reunión personal es sin coste ni compromiso.

hola@somhiconsulting.com

Samantha Granado

Arquitecto